La posibilidad de realizar un sueño, es lo que hace que la vida sea interesante.

miércoles, 21 de mayo de 2014



                        Los aromas de mi abuela

El canto del gallo anuncia el comienzo de un nuevo día, y ese olorcito a café y pan caliente que mi abuela preparó despierta los sentidos.
Mientras yo remoloneo en la cama, escucho sus pasos lentos, es ella que me trae el desayuno. Lo disfruto tanto ¡
Aún no me animo a levantarme, es que ese aroma a solcito en las sábanas me invita a dormir un ratito más.
El jugueteo de las ramas contra el vidrio me hace imaginar historias de fantasmas, tengo miedo, pero el ruido del carro del lechero sobre el empedrado me distrae. A lo lejos se escucha el silbato de la locomotora de vapor, ya son las diez, tendré que levantarme.
Es hora del almuerzo, la cocina se empaña de humos y olores, el fuego del brasero tiñe de intenso negro las ollas de aluminio, la sopa de gallina ya está casi lista, soy la primera en sentarme a la mesa, y volver a escuchar esas historias que mi abuela recuerda una y otra vez.
Aprovecho la hora de la siesta para hacer travesuras, el lugar ideal es el inmenso patio, tengo prohibido entrar al galpón de mi abuelo _ Que habrá ahí dentro ¿ es muy tentador, no me quedaré con las ganas de investigar, Uuh ¡ herramientas? Que aburrido ¡entrar al gallinero será más divertido, recogeré los huevos para que los prepare pasados por agua. Que ricos ¡

El día llega a su fin, mi abuela dice que una tacita de leche caliente con miel es lo ideal, y yo me duermo abrazada a la  almohada de plumas de ganso, esperando un nuevo día para disfrutar junto a ella.

7 comentarios:

  1. Un relato lleno de ternura, aromas y sensaciones propias de una niñez feliz, y...desconectada... Gracias por los saludos y el recuerdo.

    ResponderEliminar
  2. Hola querido Hugo que linda sorpresa, se de vos por el Moli. Asi es mi relato habla de una niñez feliz
    Gracias por visitar mi blog, cariños para vos

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso relato. Quien no lo lea no sabe lo que se pierde.
    Precioso,precioso,precioso.

    ResponderEliminar
  4. Josefa querida, gracias por tu comentario
    Besitos !

    ResponderEliminar
  5. Envidiable recuerdo de una niñez plena de afectos y vivencias que te dieron esa mirada del mundo que tienes hoy.
    Gracias por compartirla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar